CURSO DE MARKETING DIGITAL PARA HOTELES



Donde antes se empleaban ampliamente los anuncios de radio, la publicidad televisiva, las vallas de publicidad y la prospección telefónica, actualmente se han impuesto nuevas formas de marketing: envío de correos electrónicos, banners on-line, referencias naturales y pagadas, comercio on-line, marketing de contenidos, redes sociales, empleo de Big Data....



Es con la llegada de la Web 1.0 que las compañías comenzaron a diversificar sus formas de comunicación y venta. De esta manera aparecieron los primeros sitios de comercio online en mil novecientos noventa y cuatro, el e-mail se convirtió en una herramienta de distribución y los anuncios encontraron su sitio en los sitios web. No obstante, en aquel momento, era solo una aplicación de las técnicas tradicionales al sector digital. Los cambios reales aparecieron por vez primera con el nacimiento de Google y el énfasis en posicionamiento SEO. Las compañías tuvieron que desarrollar nuevas habilidades y centrarse en su contenido en vez de centrarse en las técnicas publicitarias tradicionales, dando de este modo beneficios reales a los usuarios de Internet. En verdad, pudieron acceder a información verdaderamente interesante y más completa, que ya no se limitaba a un catálogo de productos o a anuncios en color, prometiendo descuentos inusuales.

Con unos pocos clics, los usuarios de Internet pueden dejar sus creencias, compartir comentarios, chatear con el servicio de atención al usuario, unirse a una comunidad de marca, o aun participar en el diseño de nuevos productos y servicios en colaboración con las compañías.





Por servirnos de un ejemplo, según una investigación de Médiamétrie realizado en 2017, los jóvenes pasan más tiempo en Internet que delante de sus televisores y, conforme CRÉDOC, el 73 por ciento de la población tiene un teléfono inteligente (¡el noventa por cien para los jóvenes de 18 a treinta y nueve años!) de uso diario para la mayor parte de ellos.

Además de esto, Internet abre oportunidades en un mercado global al que antes era bastante difícil acceder para las empresas locales. El Marketing Digital es, en consecuencia, tanto más esencial cuanto que permite el acceso a millones de clientes potenciales en cualquier instante del día. Por consiguiente, la tecnología digital no solo leer más es una de las últimas tendencias, sino más bien también una forma de aumentar su volumen de negocios y su reputación usando todas las técnicas a su predisposición.

Cuando la mercadotecnia tradicional se denomina Outbound, las técnicas digitales son la respuesta al Inbound marketing. En otras palabras, es más simple dejar que el cliente venga a usted, en vez de agobiarlo con publicidad que puede no interesarle. Gracias a Internet y a los buscadores, las compañías pueden producir contenidos que pueden interesar a los usuarios de Internet y a los usuarios de teléfonos móviles, que vendrán a buscar por sí solos cuando sientan la necesidad. La prospección digital ya no marcha como la prospección comercial tradicional tal y como la conocemos, ya que ahora son los clientes del servicio los que están en demanda, donde los vendedores eran ya antes los responsables de encontrar nuevos clientes.

Además de esto, todas y cada una de las tecnologías de seguimiento ofrecen a las empresas una ventaja significativa a la hora de orientar con precisión su publicidad. Gracias a las cookies, los datos GPS y las bases de datos, disponen de información valiosa para ofrecer contenidos útiles y también interesantes para el usuario de Internet. Esto deja, por ejemplo, enviar códigos promocionales dirigidos, retargeting, apuntar a una determinada categoría de la población con anuncios de Fb, etcétera Hoy día, todo es más simple merced a la disponibilidad de los datos en tiempo real, para amoldarse rápidamente a las necesidades y no perderse ningún usuario potencial.

Al tiempo que parece claro que la mercadotecnia en Internet puede ampliar considerablemente la base de consumidores potenciales, asimismo es esencial ser siendo consciente de que es una forma muy efectiva de retener a los clientes existentes. Para ello se pueden emplear múltiples palancas:

Recolección y análisis de datos, para conocer a los consumidores, ofrecerles lo que necesitan y mostrarles el interés en su personalidad, para crear una conexión más fuerte con la marca.


Cercanía a los usuarios y la posibilidad de contestar a sus preguntas casi instantáneamente mediante redes sociales como Twitter o bien Fb Messenger, Chatbots, etcétera



Esto parece tanto más cierto cuanto que las tecnologías evolucionan a alta velocidad y la revolución digital está lejos de haber dicho su última palabra, ofertando a las compañías poco a poco más oportunidades para comunicarse y fidelizar a sus clientes. Ya las primeras técnicas empleadas en el Marketing Digital pierden su eficiencia, como es el caso de las campañas de afiliación o Display. Su impacto y rentabilidad ya no son suficientes frente a nuevos tipos de publicidad como la realidad virtual, que ofrece una experiencia considerablemente más inmersiva.

Uno puede aun preguntarse si lo digital (en su definición básica: "refiriéndose al dedo") no va a perder su importancia, sino que se transformará para simplemente dar paso al marketing visual y auditivo, sin que ninguna interacción puramente física entre en juego. Esto es en especial cierto en el caso de las PDAs, que facilitan la vida diaria de los usuarios, ofreciéndoles contenidos enormemente personalizados.



Todavía hay muchos campos de aplicación para el marketing tradicional, pero sería absurdo negar que el Marketing Digital se basa en la explosión del número de usuarios de medios conectados para imponer su poder.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *